Blog

Odio a gente

aplauso

Relee el título, no odio a la gente, no soy un emo que odie a la sociedad por el mero hecho de existir. No, solo ciertos perfiles de personas. Por ejemplo, odio al espabilado que cuando en la autopista todos estamos atascados en un carril, completamente quietos, decide ir por el carril izquierdo, porque él es más listo que nadie, y sólo a él se le ha ocurrido ir al principio de la cola, porque allí le dejarán pasar, y listo. En esos casos me da gustito que sea a mi a quien intente colársele, y meter un poco el morro, lo justo para que dude, y hacerte el despistado. Que le duela, que le pique… O el perfil del gorrón. Pero no el que queda con el grupo de colegas, se toman 5 cañas cada uno, y a la sexta no le llega el dinero y pregunta a ver si alguien le invita, sino el que viene, se toma las 5 cañas, y al final saca la cartera con cara de circunstancia y dice “oh, no tengo dinero”, como si esperase encontrar cuatrocientos euros en billete pequeño. Yo no sé como vais vosotros por la calle, pero yo tengo perfectamente controlado donde y cuanto dinero tengo encima. No voy a decir que sé cuanto tengo en el banco, porque ni idea, y cada visita al cajero es un juego de azar, pero no se me ocurriría sentarme en un sitio a tomar algo sabiendo que no puedo pagarlo. Y que me dejasen tirado con el pufo me parecería lógico.
Otro perfil, venga, que ahora voy lanzado. Ese que se llama “el listo que todo lo sabe”, aunque yo lo extiendo a “el listo que todo lo sabe, sabe hacer y probablemente hizo antes que tú”. Ese que resopla con menosprecio cuando le cuentas algo que has hecho, que tiene el valor de echarse flores en conversaciones sobre terceras personas, que desprecia tu trabajo, alegando que él lo hace mucho mejor, y tú te muerdes la lengua para no decirle que aún esperas al día en que demuestre algo de todo eso.
El problema de este odio, no es realmente personal, no es que les vea y diga “ahhh!! te odio cabrón!”, no, es más bien vergüenza ajena. Es ver la situación y sentir que yo no me sentiría bien así, y que no quiero que me relacionen con ninguna de esas personas.

Oh, y a los que llevan el altavoz del móvil con música por la calle. Esos son los peores.
P.D.: Y a los que les tocan los huevos a perros ajenos por la calle
P.D.2: Y a los que creen que pegar a un conocido como saludo es gracioso
P.D.3: Y a los que ahogan sus miedos en cotilleos hirientes de los demás
P.D.4: Y a los que ponen tropecientas postdatas al final de las cosas

P.D.5: Y A LOS QUE APLAUDEN CUANDO NO HAY POR QUÉ HACERLO, NO APLAUDAS POR LA CALLE, QUE ESTO NO ES UNA BODA.

Read More

Update 0.235 a

caida

Hoy he salido a correr de nuevo, tres veces en menos de 2 años, (not bat Quincho), pero mi historia es de ayer, cuando también salí, estoy a tope, mis gemelos se venderán en breve en la zona de carnicería para tomar a la brasa, o crudos, en plan carpaccio. Las mujeres preguntarán ansiosas el precio de mis piernas, pero yo las habré vendido ya el primer día por dos duros, si no las cambié por un Kinder Bueno o similar antes.

Bueno, iba yo corriendo por Vigo [*Se escucha un ‘buu’ general del público, incluso del sector del público que confesó venir de la propia ciudad*] cuando me fijé que “a mi lado” estaba zarpando un barco enorme, un barco de esos que tienen su propia página en la Wikipedia o una web específica al menos. Era tremendo, iba a media carga solamente y aun así resultaba intimidante al lado del a su lado minúsculo catamarán que hace la ruta Vigo-Cangas. ‘Enmimismado’ me encontraba yo mirando hacia el barco cuando un ruido metálico me hizo girar la cabeza y vi como uno de los muchos chavales que están en esa zona haciendo “skate” (en monopatín, vamos) veía como su intento de doble backflip con triple tirabuzón y fresco aroma a limón acababa llevándole a oler el suelo de la acera dándose tremendo castañazo.

Y aquí mi duda, que te traslado ¡Oh amado lector!: ¿Es esta una sociedad donde importa más como un joven se deja los dientes en el suelo que un enorme barco?

En mi humilde opinión:

Si.

Read More

Azucar glass

Lo siento, estoy vaciando una carpeta de links que tenía aqui…

Read More

…peng peng

Que darkblade estudie japonés no trae más que cosas buenas…

Read More

Ah ah ah

Ese juego de muñecas es lo más sexy que he visto en muchos años…

Read More

¿Cuál es este engendro?

pokemon

 

Tienes 45 segundos para dibujar el pokemon que aparece a la izquierda. A mi es que me puede la presión del directo, y dibujar con el trackpad del portátil, pero si lo hiciese con el ratón, y en 4 horas y media… Probablemente sería un resultado similar, pero con más colorines.

Quiero capturas de resultados.

 

Link | Pokedraw

Read More

Update

Hoy he salido a correr

Anexo »

(lo pongo aqui de primero para que parezca que soy un tipo sano, si por mi fuese os ponía un link a Endomondo con la ruta, y el detalle de las calorías que he bajado durante mi trayecto, que tampoco fue tanto, fueron poco más de 7 km, pero a trote cochinero, recreándome con el paisaje, el paisaje feo y monótono de Vigo, claro, y eso que pasé por el puerto, que al menos tiene barcos y agua, que los hay en otros sitios, si, pero aqui los barcos y agua es lo más bonito que puedes encontrar, porque el resto son gente subiendo cuestas, con cara de tristes o pitando desde dentro de su coche a alguien que no ha hecho nada malo. Además vi a una ‘bloguera’ haciéndose fotos en una especie de palacio de congresos, y me di cuenta de que las autodenominadas “bloggers” no son muy monas porque tengan que lucir palmito, sino porque el novio, que es el que les hace las fotos, supongo que tiene así un aliciente, porque a lo mejor duerme en caliente, o a lo mejor no. Es jugarse todo a una carta, porque a lo mejor después llegas a casa y aún te toca ponerte a editar fotos, darle a “tono automático”, “contraste automático” y “color automático” en todas las fotos, y guardarlas, y después subirlas al blog, que seguro que va toh lento. Yo creo que si fuese novio de bloguera haría todas las fotos con la tapa del objetivo puesta, pa que se joda. No quiero ver más fotos tuyas, quiero que me hables, que vayamos a cenar a sitios, que no te pares en todos los escaparates, y que no sea Pinterest lo primero que quieres ver por la mañana. Yo quiero cenar en Burger King, no ver ningún escaparate a menos que tenga una foto de una hembra en bowlings que pueda mirar de reojo, y por la mañana que sea un gran plato de tortitas con chocolate lo que vea. Es más, quiero una GoPro, para grabarme en la ducha, y ponerle dubstep de fondo, para que sea épico)

y después me senté a ver “Mejor…imposible” mientras me planteaba como revivir el blog.

Read More

ups.

Me gustan mis piernas, al fin y al cabo son las únicas que tengo, sería raro tener otras distintas. Imagínate despertar una mañana con unas piernas que no son las tuyas, unas piernas regordetas, con pelos negros y rizos que se entrelazan con los puntos de las sábanas. Y después tienes que recoger tú esos pelos, como arrancando malas hierbas del jardín. O unas piernas delgaduchas, que no parezcan sostener adecuadamente el peso de tu cuerpo, y parezca que bailas twist mientras corres por el pasillo a sacar del horno unos macarrones que pusiste a gratinar tiempo atrás. Mucho tiempo atrás. Quizá 3 meses. Pero hasta ahora no les diste toda la importancia necesaria. Entonces era la novedad de los macarrones, los que tanto te apetecían, pero después te empezaron a surgir dudas en torno a ellos. ¿Estará el queso bueno? Es el que siempre te ha gustado. ¿La carne estará en su punto? Tiene toda la pinta. ¿Seré alérgico al gluten? Es un riesgo que debes quieres correr.

Volviendo a mis piernas, son unas buenas piernas, les gustan los baños calientes y los atardeceres. Son unas piernas exigentes. Están registradas en Meetic. Buscan pareja, otro par de piernas, para intercambio de parejas. Sólo espero que no sean más cortas que las mías, porque el movimiento de vaivén como caminando por el borde de una acera con un pie a cada nivel no me gusta nada. Mola si está lloviendo, claro, que acabas con un pie empapado y el otro feliz y contento. Lo que no sabe el pie seco es que una vez dentro de la cama, cuando me pongo hecho una pelota para dormir, uno toca con el otro, y el frío y el calor se encuentran, como en un helado con sirope de chocolate, o un gofre con sirope de chocolate, o una taza de chocolate con sirope de chocolate.

Estoy viendo la película de Stephen Hawking, pero no quería decirlo ahora por lo de las referencias a las piernas, así que olvidadlo. Yo leí una vez “El universo en una cáscara de nuez”, de Stephen, bueno, yo le llamo Sty, que es colega. No me enteré de demasiado, y eso que fui hacia atrás varias veces para entender las cosas. Y era una edición con dibujos. Debo ser un tipo muy simple, como Simple Plan. Un plan simple sería, por ejemplo: tortilla de patatas, película y a dormir.

O comprarse un tucán y enseñarle a bailar la macarena. Pero a lo mejor con eso te tiras la noche.

Read More

Ya tenemos una edad

BENCH

Aquí estoy, con 25 años a mis espaldas o un cuarto de siglo, que suena más imponente. Un cuarto grande y luminoso, probablemente con un bonito aparador en una esquina, fruto de la tala incontrolada de árboles en un bosque del que ya nadie se acuerda. Antes aún iban los niños a jugar, los ancianos a pasear, y los jóvenes alocados a tallar en las cortezas de los árboles promesas de amor eterno que duraron menos de lo que tardaron en salir del bosque, pero quien soy yo para juzgarles, o para intentar robarles su alegría. Puede que al salir del bosque ya no hubiese nada, o puede, y sólo puede, que estuviesen destinados uno para el otro. Entonces el árbol crecería, repondría su corteza, taparía las marcas del amor de la juventud, y un día unos todavía enamorados padres llevarían a sus hijos al bosque donde todo empezó.

Pero ese bosque ya no existe, lo talaron, para construir un aparador, un aparador que reside en mi cuarto. Mi cuarto de siglo.

Tengo que empezar a comer ese tipo de fruta que mejora la memoria, no recuerdo cual es, supongo que debía haber empezado a tomarla hace tiempo. Ahora a lo hecho pecho, trataré de no olvidar mi nombre, o que tengo que tomar esa fruta, puede que si le describo la situación a un frutero me de la fruta necesaria, o un bonito frutero lleno de colores que colocar sobre el aparador. Con suerte la madera era de un naranjo, y colocar naranjas sobre él es como colocar trozos de personitas sobre un cadáver, un poco turbio todo. Creo que no quiero las frutas ya.

Vivo en un piso en el que hace demasiado frio como para escribir en el teclado del ordenador. Además, teniendo en cuenta que escribo con los dedos meñiques levantados cual asiduo bebedor de té ante la reina de Inglaterra, éstos se me enfrían y se solidifican, bueno, eso no, sólidos ya son, como que se enfrían a tope de powah y no se mueven. Que fraguan, vamos, es que estoy muy metido en la jerga del cemento, y se me escapan los tecnicismos.

Bueno, que los dedos duelen, porque en el piso hace excesivo frío. El truco está en meterse debajo de las mantas, y esperar a la mañana para llegar a la oficina, que allí hace calorcico, pero no se puede dormir. Una de cal y una de arena. Aunque no acabe de entender esa expresión, probablemente porque no entiendo cuál es la buena, si la cal o la arena. Los de Calgonit lo tendrían claro. Ojalá fuese publicista para entender sus chascarrillos. Oh, wait.

TL;DR: Tengo 25 años, pero no es nada nuevo, llevo varios meses así. Y no me sale de los cojones que a estas alturas venga nadie a condicionar mi vida sólo porque se le tuerza el culo. Y no tengo queja, supongo.

Read More

Cocote

Estoy seguro de que había visto este video antes, probablemente me lo enseño darkblade, que es un tipo muy turbio. Lo importante es que ahora me lo envió Hache por Twitter, y para una vez que envía algo decente…

Read More