Neófobia

No sé si existe realmente esta palabra, pero una vez que os describa lo que yo considero como neofobia, seguro que más de uno se siente identificado.

Cuanta gente conoces que cambie de estilo de vestir cada mes y medio?

Esa idea de ser siempre diferente nos impulsa a cambiar de forma de vestir o de hábitos en cuanto vemos que el vecino de enfrente sale esta mañana con los mismos pantalones que tu llevabas ayer, y de los que estabas orgullosísimo porque eran diferentes, eran únicos, y describian a la perfección tu forma de ver la vida…

Pero ahora miras para ellos y sólo ves unos pantalones del montón, que alguien diseño para hacer que los jóvenes capitalistas se comprasen para ser diferentes. Entonces ya no pasa a describir tu personalidad, pasa a describir una tendencia.

Pero tú no sigues las tendencias.

Así que esa misma tarde sales de casa con la idea de encontrar unos pantalones que ahora sí encajen contigo.

Pero el vecino de enfrente ha pensado lo mismo que tú, y esa tarde te lo encuentras en una tienda de mierda en un barrio cutre de tu ciudad, y te das cuenta de que si él lleva los pantalones gastados, tú los tienes que llevar rotos, y si él los lleva rotos, tu debes llevar, además, las rodillas sangrando.

Y esto si hablamos solo de la ropa… que hay de las ideas? de la forma de hablar? todo eso se cambia, no cuando “se pasan de moda”, sino, cuando ya las usa todo el mundo, cuando toda la gente es tan guay, que no hay nadie guay.

Con esto no juzgo a nadie, pues es cierto que todos lo hacemos, sólo le echo un vistazo al mundo, y me doy cuenta que, unos más y otros menos, estamos todos locos.

Quincho

Quincho Buena gente

2 comentarios en “Neófobia

  1. El interés está en lo nuevo, innovador y llamativo. Siempre te vas a aburrir, hasta de ti mismo. Es normal que en cierta edad, llamémosle pre y post -adolescencia- sientas la necesidad de cambiar hasta encontrarte. Esto no quiere decir que estés escaso de personalidad, pero te adaptas a los medios. Estoy segura de que usted, Quincho, como muchas otras personas, no se han detenido un momento a hablar con aquella persona que nos parece que cambia con las idas y venidas de la moda en este caso de ‘ropa’; a lo mejor por mala suerte nos encontramos con una persona que no da de si misma. Pero si da la casualidad de que esta persona es capaz de explicarte racionalmente el por qué de cambio de estilo, podrás comprender un poco más toda esta revolución. Por suerte, yo la he conseguido y es sencillísimo de entender. Para mi, es respetable su forma de verlo aunque yo no comparta esa opinión en cuanto a tendencias.
    Yo no sé realmente que es lo que influye tanto a las personas para cambiar radicalmente, pero si es un cambio para sentirse mejor, bienvenido sea. Es verdad que muchas veces nos gustaría ser únicos en todo, y otras veces cambiamos tanto para ser uno más. Pero siempre, como con todo, es más fácil criticar desde fuera; no me dirijo a usted exactamente. Pero hay gente que por cosas como estas se frustran realmente, y eso si no me parece algo que defender. Me expando a otros temas.
    En conclusión, yo le acarreo la culpa a la edad, tiempos mejores vendrán, suele decir mi profesora de Lengua Castellana, y en eso tiene razón. Con los años supongo que te importará menos si tienes los mismo pendientes que tu compañera de mesa, o sí tu peinado es igual a la de la actriz que se hizo famosa ayer por la noche. En cuanto a la forma de hablar, es un tema más difícil, hay gente que lo usa como un ejemplo de ser superior a utilizar esa palabra -inútil-antes que todos. Yo puedo incluirme en la revolución de la moda, porque a lo mejor te dejas llevar sin darte cuenta, también soy tradicional para otras cosas. Y en cuanto a la forma de hablar no tengo justificación alguna para aquellas palabras que a lo mejor utilizas sin saber realmente cuál es su significado, soy más de quedarme con palabras exóticas que alguien dude que significan y más tradicional con el ‘o sea’ y el ‘jaja’ a cambiarlos por un chao, o LOL. Qué mi opinión es una más? Ya lo sé, eso es lo que hace la diferencia.

    Buenas tardes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *