Cállate, quincho

Llevo un rato escribiendo en un word algún tipo de post en el que, mediante coñas y dobles sentidos, os cuente más o menos qué se me pasa por la cabeza, qué estoy haciendo, y qué cambios ha dado mi vida. Pero que coño, vamos a escribir a pelo, con palabrotas, castellano con tacos, hostia.
Las cosas cambian, la vida gira y no hay nada que hacerle, no hay gurús que te digan por donde ir y por donde no, y sería estúpido por mi parte creer que tengo el mínimo control sobre quien lee esto para imponer mi punto de vista.
Así que voy a limitarme únicamente a dar mi punto de vista, que nadie se lo tome como una lección de vida, o una guia a seguir, que sé que hay gente muy fiel, no a mi, pero a la necesidad de que alguien le diga que hacer.
Mirad a vuestro alrededor, sabe Dios donde estais, un cuarto? un despacho? un autobús? ¿Hasta que punto estais felices con vuestra vida? ¿Os estáis conformando con algo?
Estoy seguro de que tenéis mucho más que aportar de lo que creeis, seguro que hay alguien ahí que realmente aprecia lo que sois, lo que haceis y cómo lo haceis, pero por comodidad, vergüenza o pánico no salís de vuestro reducto.
La vida es muy dura, mañana podría atropellarte una furgoneta saliendo de casa, y ya no habría nada más que hablar. ¿Es como estais ahora como os gustaría pasar a la historia?
¿Es esto lo que quereis?

Vamos a dar todos un pasito más hacia la felicidad, porque si nos atrancamos jamás seremos felices, o creeremos que lo que tenemos es a lo que optamos.

Quincho

Quincho Buena gente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *