ups.

Me gustan mis piernas, al fin y al cabo son las únicas que tengo, sería raro tener otras distintas. Imagínate despertar una mañana con unas piernas que no son las tuyas, unas piernas regordetas, con pelos negros y rizos que se entrelazan con los puntos de las sábanas. Y después tienes que recoger tú esos pelos, como arrancando malas hierbas del jardín. O unas piernas delgaduchas, que no parezcan sostener adecuadamente el peso de tu cuerpo, y parezca que bailas twist mientras corres por el pasillo a sacar del horno unos macarrones que pusiste a gratinar tiempo atrás. Mucho tiempo atrás. Quizá 3 meses. Pero hasta ahora no les diste toda la importancia necesaria. Entonces era la novedad de los macarrones, los que tanto te apetecían, pero después te empezaron a surgir dudas en torno a ellos. ¿Estará el queso bueno? Es el que siempre te ha gustado. ¿La carne estará en su punto? Tiene toda la pinta. ¿Seré alérgico al gluten? Es un riesgo que debes quieres correr.

Volviendo a mis piernas, son unas buenas piernas, les gustan los baños calientes y los atardeceres. Son unas piernas exigentes. Están registradas en Meetic. Buscan pareja, otro par de piernas, para intercambio de parejas. Sólo espero que no sean más cortas que las mías, porque el movimiento de vaivén como caminando por el borde de una acera con un pie a cada nivel no me gusta nada. Mola si está lloviendo, claro, que acabas con un pie empapado y el otro feliz y contento. Lo que no sabe el pie seco es que una vez dentro de la cama, cuando me pongo hecho una pelota para dormir, uno toca con el otro, y el frío y el calor se encuentran, como en un helado con sirope de chocolate, o un gofre con sirope de chocolate, o una taza de chocolate con sirope de chocolate.

Estoy viendo la película de Stephen Hawking, pero no quería decirlo ahora por lo de las referencias a las piernas, así que olvidadlo. Yo leí una vez “El universo en una cáscara de nuez”, de Stephen, bueno, yo le llamo Sty, que es colega. No me enteré de demasiado, y eso que fui hacia atrás varias veces para entender las cosas. Y era una edición con dibujos. Debo ser un tipo muy simple, como Simple Plan. Un plan simple sería, por ejemplo: tortilla de patatas, película y a dormir.

O comprarse un tucán y enseñarle a bailar la macarena. Pero a lo mejor con eso te tiras la noche.

Quincho

Quincho Buena gente

Un comentario en “ups.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *