Permíteme que te enseñe todos mis videos de mierda


Ayer hubo un concierto de Mago de Oz en Pontevedra, y como si de 2004 se tratase nos plantamos allí con la esperanza de que al menos parte de las canciones que sonaban las conociésemos.
Ya han pasado bastantes años desde que sacaron Finisterra (17 años, vamos) y las cosas han cambiado mucho. Debe ser extraño para ellos el haber pasado de tener un público entregado e ilusionado por verles, a tener a ese mismo público pero viéndoles a través de la pantalla del móvil. Porque parece que más del 20% del público necesita grabar el concierto entero en su móvil, como si después, esa misma noche y al llegar a casa fuesen a verlo para rememorar los mejores momentos del evento.
Ese video, de bastantes megas, en realidad se quedará abandonado en el teléfono (o tablet, que hay que tener unos cojones como pesas rusas) para toda la eternidad. Con suerte será borrado el día que el dueño necesite grabar otro concierto pero no tenga espacio.
Con un poco menos de suerte se quedará en una tarjeta sd que irá pasando de móvil en móvil, algún día descargará en el ordenador en una carpeta llamada “tarjeta móvil” y la firme esperanza de organizarlo más adelante.
Esa carpeta se quedará en la carpeta “Mis Documentos” varios años, y se borrará definitivamente cuando el ordenador se formatee y el dueño olvide que en Mis Documentos tenía algo entre todas las carpetas creadas por cada software que instala.

Espero que hayas disfrutado del concierto.

Quincho

Quincho Buena gente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *